Emma Coronel sacó un celular en la corte fiscales pensaron que iba a tomar fotos del piloto

Los fiscales del juicio que se efectúa contra “El Chapo” pusieron especial cuidado hoy en no revelar el rostro del hombre que habría sido piloto del Cártel de Sinaloa, muestra de ello es que a los dibujantes presentes en la corte se les prohibió dibujar alguna parte del rostro del testigo. Sin embargo, reportó un periodista del New York Times, la esposa del presunto capo logró introducir un celular a la corte, mismo que el Juez Cogan, a cargo del caso, le ordenó que dejara.

Ciudad de México, 26 de noviembre (EFE/SinEmbargo).– La esposa de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”Emma Coronel, burló hoy la seguridad del Tribunal estadounidensedonde se efectúa el juicio contra el presunto líder del Cártel de Sinaloa e introdujo un celular, lo hizo justo el día en que testificó Miguel Ángel Martínez Martínez, quien trabajó como piloto de Guzmán Loera y se habría encargado de contactar a los cárteles colombianos que le suministraban la droga, esto informó Alan Feuer, el periodista del New York Times que cubre el juicio.

“De alguna manera, la esposa de ‘Chapo‘, Emma Coronel Aispuro, consiguió un teléfono celular en el juzgado contra las reglas. Al parecer, a los fiscales les preocupaba que pudiera usarlo para grabar a Martínez. El juez Cogan le ordenó que abandonara el teléfono”, escribió Feuer en Twitter.

De acuerdo con el periodista, la acción de Emma Coronel preocupó a la sala de la corte federal de Brooklyn, pues Martínez Martínez ha sido víctima de dos intentos de asesinato. La primera ocasión poco después de su arresto en México, en 1998, cuando un grupo de hombres lo habría apuñaló repetidamente en la cárcel. Tiempo después le lanzaron dos granadas de mano en su celda y sobrevivió gracias a que se escondió detrás de la taza de su inodoro.

Por esta razón, indicó el reportero, los fiscales del juicio pusieron especial cuidado en no revelar el rostro del testigo. Muestra de ello es que a los dibujantes presentes se les prohibió dibujar alguna parte del rostro de Miguel Ángel Martínez.

Incluso los fiscales obtuvieron un permiso del juez a cargo para revisar los bocetos de los dibujantes y asegurarse de que no pusieran en riesgo la seguridad de quien se desempeñó como piloto de Chapo y luego dirigió su oficina en la Ciudad de México.

Alan Feuer dijo que el piloto reveló en su testimonio que habría iniciado su trabajo con el cártel que supuestamente dirigía “El Chapo” ayudado de entre 20 y 25 empleados.

Martínez describió cómo los aviones llegaron desde Colombia a pistas de aterrizaje secretas y más tarde hubo transferencias de cocaína en alta mar.

“[Martínez] Dijo que ‘Chapo’ le pagó al jefe de la policía de la Procuraduría General de la República (PGR) en la Ciudad de México 10 millones de dólares dos o tres veces. En un viaje a Los Ángeles una vez, ‘Chapo’ gastó 6 millones de dólares en dos aviones”, expuso Alan Feuer en su red social.

El comunicador contó que el piloto ya había testificado en un juicio separado efectuado en 2006 y que probablemente vuelva a hacerlo mañana.
“Y es probable que repita algo de ese testimonio mañana: cómo, a medida que creció el negocio de ‘Chapo’, construyó un zoológico con leones, panteras, cocodrilos y osos en Guadalajara y tuvo tres esposas separadas en tres ciudades”, escribió el periodista.

PILOTO DE “EL CHAPO” TESTIFICA

Martínez, alias “El Toloche” y “El Gordo”, entró a la sala de la corte federal de Brooklyn del juez Brian Cogan donde se lleva a cabo el juicio por la puerta principal y sin voltear la mirada, caminó hasta el asiento designado a los testigos e identificó a Guzmán Loera como su antiguo jefe, tras responder a preguntas de la Fiscalía de Nueva York.

“¿Para quién trabajó?”, le preguntó el Fiscal, a lo que el testigo señaló sin titubear a Joaquín Guzmán Loera, tras lo cual le preguntó:
“¿Con quién se reportaba usted?”.

“Exclusivamente con Joaquín Guzmán Loera”, respondió.

–¿Con qué otro nombre se le conocía?

–”El Chapo”, “El rápido”, “El ingeniero, “El Doctor, El Arquitecto” –se escuchó de Martínez en la sala del tribunal.

Luego, el Fiscal le preguntó si veía a Guzmán Loera en la sala y tras responder de forma afirmativa y ante el requerimiento del Gobierno, le identificó como el hombre que llevaba la chaqueta negra y camisa crema, la indumentaria de hoy de “El Chapo”.

El piloto, que dijo obtuvo su licencia en Texas, indicó además que trabajó para el acusado entre 1986 y 1998 como piloto, encargado de hablar con los cárteles de Colombia (Cali, Medellín), de recibir los cargamentos que llegaban desde este país y enviarla a Estados Unidos, y hacer los pagos, entre otro trabajo como “gerente”, que incluyó abrir oficinas para Guzmán Loera en diferentes lugares del país.

Martínez explicó como anécdota que en un viaje a Durango rompió la hélice de un avión y el Chapo le dijo que era un “mal piloto“, tras lo cual no volvió a pilotar para él.