Homenaje a George Bush, en imágenes

Los restos del expresidente de Estados Unidos George H. W. Bush (1989-1993)llegaron el lunes a bordo del Air Force One a Washington, donde se instaló en el Congreso su capilla ardiente que permanecerá abierta hasta el miércoles, el día de su funeral de Estado.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trumpanunció el fin de semana que cedería el avión presidencial para que recogiera los restos de Bush en Texas, su hogar, y los llevase rumbo a Washington para recibir los debidos honores. En la capital federal, su féretro fue transportado este martes hasta el Capitolio, donde descansará bajo su cúpula hasta el miércoles.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, honró al fallecido expresidente, al que describió como un hombre tan “modesto” que nunca escribió una biografía, pero que dejó su “huella” en cartas y notas manuscritas. “El presidente Bush fue un gran líder que tuvo un gran impacto en la vida de esta nación. No solo era un buen hombre, sino que estaba dedicado a su esposa, su familia y sus amigos”, recordó Pence.

En la ceremonia en el Capitolio se dieron cita líderes demócratas y republicanos del Congreso, así como los nueve jueces del Tribunal Supremo y la familia del fallecido expresidente, incluido su hijo y exmandatario George W. Bush (2001-2009).

2018-12-04T014524Z_196196167_RC1BFC133000_RTRMADP_3_PEOPLE-BUSH-TRUMP.JPG

Visita sorpresa

Los Trump no estuvieron en la ceremonia de este martes en el Congreso, aunque luego, una vez abierta al público, visitaron por sorpresa la capilla ardiente del que fuera el presidente número 41 de la historia del país.

Después del funeral de Estado del miércoles, el féretro de Bush padre, como se le conocía para diferenciarle de su hijo expresidente, será trasladado a Houston (Texas) de nuevo para recibir un último adiós por parte de su familia.

Eso será el jueves, cuando se celebrará un oficio privado en la Iglesia Episcopal de St. Martin, lugar al que él y su mujer, la ex primera dama Barbara Bush, acudían con regularidad.

Los restos de George H. W. Bush descansarán precisamente junto “al amor de su vida”, como definía siempre a Barbara Bush, en la Biblioteca Bush situada en la localidad de College Station, Texas, a 160 kilómetros de Houston.