Mata a su novio, lo cocina y se lo da de comer a unos trabajadores

La asesina confesó cuando encontraron un diente humano en su licuadora y ha reconocido que cometió el crimen “en un momento de locura”

Una mujer marroquí ha sido detenida en Emiratos Árabes Unidos por matar a su novio. Sin embargo, la noticia no tendría más recorrido que un nuevo caso de violencia doméstica si no fuera por las circunstancias que rodean al asesinato: la mujer no sólo lo mató, sino que lo cocinó y se lo dio de comer a los trabajadores de una obra cercana a su casa.

El diario local The National ha desvelado los detalles del asunto. La mujer y su pareja vivían en Emiratos Árabes Unidos y llevaban siete años de relación, pero el hombre le habría dicho que pensaba casarse con otra mujer en Marruecos. La mujer, según fuentes policiales, habría entrado “en un momento de locura” y lo habría asesinado, aunque eso no es lo más escabroso del tema

Los hechos sucedieron tres meses atrás pero no se descubrieron hasta que el hermano de la víctima se presentó en casa de la mujer buscando a su familiar. El hombre registró la casa y encontró un diente humano en la licuadora, lo que denunció inmediatamente a la policía. Los análisis de ADN demostraron que, efectivamente, el diente pertenecía a la pareja de la mujer, que por entonces estaba desaparecido.

En un primer momento, la mujer marroquí aseguró que le había echado de casa. Después, se vino abajo y confesó el asesinato: había estado siete años cuidando económicamente de él y ahora la dejaba por otra mujer, lo que la llevó a matarlo. Después, pidió ayuda a una amiga para limpiar el apartamento y deshacerse del cuerpo.

Confesión escabrosa

Ahí llega el momento más truculento de toda la historia: la asesina reconoció a la policía que troceó el cadáver y que lo cocinó, preparando un plato típico árabe de arroz con carne que repartió entre los trabajadores paquistaníes de una obra cercana a su casa. Mientras, la amiga que la ayudó asegura que no fue testigo del asesinato, pero reconoce que vio restos de sangre por toda la casa.

La policía llevará a la mujer ante los tribunales cuando complete la investigación, que aún sigue su curso.